Tradiciones y folclore

El apodo puede considerarse tan antiguo como el hombre, y es más, el mismo nombre de la persona parece ser un apodo, ya que lleva implícito un adjetivo signifi­cando la cualidad atribuida.
Esto se hacía desde la antigüedad y a veces se añadía un sobrenombre para distinguir el personaje, lo cual daría origen a los apellidos.
A través de todas las sociedades han surgido y perdurado multitud de apodos que, por grupos, corresponden en su mayoría a:
a) Defectos físicos. Ej: el chato, el cojo, etc.
b) De una cualidad. Ej: el moreno, el guapo, etc.
c) De alguna proeza. Ej: recio, resistente, torero, etc.
d) Del lugar donde nació. Ej: cerrua, húrgales, etc.
e) Tradicional familiar. Ej: los cucos, los galopines, etc.
Y muchos más que obedecen a actitudes y hechos determinados y concretos, tanto individuales como familiares.
Es en estos pueblos donde más se manifiesta esto, donde se llegará a dudar de la persona por su nombre, pero nunca por su apodo.

A continuación una recopilación de los más significativos en nuestro pueblo.

Aceitunilla, Adobe, Agurrica, Aguja, Ahivá, Alamos, Albarderas , Alemán, Almansa, Andal, Araclán, Arrapielas, Baila, Baila, Botes, Banasteros, Barbo, Bardalo, Barrasa, Bartolito , Barriga, Barriles, Barriguina, Benenes, Berzo, Bichín, Bigote, Bizcochón , Bobo, Boegas, Bolsillones, Bolla, Bomba, Bórchiga, Borrega, Bota, Botella, Burgalesa, Burgos, Burreño, Burropares, Buscalios, Cabacorro, Cabeza melón, Cachas negras, Cachapos, Cacherina, Cagaleches, Cagaluta, Calabozo, Calceta, Calahorra, Calambre, Calambucho, Calamaco, Cali, Calvilla, Camino, Camino verde, Campana, Canarias, Camche, Cañete, Canilla, Cantareros, Cantiña, Canuto, Cañero, Caparrota, Capitanes, Capucho, Caracos, Caraperros, Carancha, Carbón, Carambanito , Carambola, Carita, Carioca., Cascabeles., Caseros, Casquí, Caturra, Cazuela, Cegato, Cerrua, Cincobrincos, Cirio, Cobanillas, Cogotepelao, Cohete, Cojo, Colorao, Comprende, Conejino, Concho, Coquillo, Cortito., Corrucho., Corvulo, Cosita, Coscurrín, Cotorra, Cuarta, Cubeto, Cucos, Cuenca, Cuervo, Cuesta, Culera, Culo ancho, Curdas, Curro, Chacalera, Changarra, Chaparros, Charca, Charra, Chas chas, Chepa, Chicharro, Chila, Chinarro, Chinelas, Chiqui, Chiquinino, Chirula, Chispa, Chivino, Chocho dulce, Chona, Chorrillas, Chupa dedos, Churros, Chusco, Diagalla, Dormío, Empalmao, Endeble, Escorchaos, Eschangao, Espiga, Esquila, Estrujón, Exilao, Faldiqueras, Faraona, Farra, Fielato, Fogonero, Forache, Forraje, Fraile, Francés, Fraseóla, Fusca, Furri, Galopines, Gallina, Gallalla, Gallo, Gamola, Garbancito, Gargallo, Garzos, Garrapatuos, Generales, Gevatma, Gola, Golosa, Goma, Gorila, Gorretos, Gorrilla, Gorrión, Gotera, Grillos, Guapo, Guangui, Guardia, Guarrina, Guindilla, Guiñóla, Guisona, Hormigas, Huevón, Jala, Jarilla, Joroba, Jincas, Jiñapa, Jurdana, Judas, Lagarto, Lagartijo, Larga, Látigo, León, Lobito, Lobo, Lombriz, Lucanda, Macana, Macanas, Machaco, Magüetos, Malacara, Malena, Manco, Manganas, Mangas, Mangurros, Manínas, Manotones, Mangüete, Manteco, Maño, Marquines, Marotos, Marionas, Maruso, Mariquita, Marragonas, Martínejos, Mataperros, Mateazo, Matorro, Maura, Medialibra, Medina, Mendo, Meón, Mengua, Mierla., Migajas, Miguelete, Millonario, Mingallas, Mmuta, Misa, Mocos verdes, Mochique, Mochuelos, Montánchez, Moreno, Morr alero, Mosca, Mudo, Nabina, Nane, Nano, Narizotas, Negrete, Negro, Niñe, Niño, Nutria, Obispo, Ocio, Ovejera, Paisa, Pajalargas, Pajarucha, Pajarraco, Palero, Palomos, Paletas, Pandarina, Pancheta, Pañeras, Paparucas, Papelón, Paquera, Parpalla, Parralo, Pasionaria, Patacatre, Pata, palo, Patatafrita, Patato, Patitialvo, Peceras, Pedorra, Pegocho, Peinadora, Pelaya, Pelona, Pelota, Pequica, Peralta, Peregrina, Periculina, Periquitos, Perrachica, Perjuicios, Perrona, Pesca, Pescuecito corto, Peseta, Pestorejo, Picardías, Picha, Picholota, Pieleros, Piejo blanco, Pierdemisas, Pijuüque, Pinche, Pinticas, Pinto, Pintor, Piñana, Píos, Pitimina, Pizarreros, Pocosebo, Pocholos, Polacos, Poeta, Polos, Policía, Pollique, Portuguesa, Poros, Pos, Pota, Presume, Púa, Pucheritos, Pupita, Pupos, Porrina, Ranas, Rata, Reales, Recia, Regadera, Renga, Renta, Resistes, Reverte, Ricopoderoso, Rojo, Roquita, Rompetambores, Rubiacos, Rufininas, Rumba, Sábana, Sabe, Sable, Sacos, Sagasta, Saltaprao, Serrana, Sangrina, Santiagales, Sardina voladora, Seise, Sartenilla, Sierra, Segundita, Seria, Santana, Seta, Sí, sí, Sopas, Sordo, Tabaco, Tábalo, Tabarro, Tachuela, Tajaína, Tajuela, Tanas, Tequea, Tete, Tieso, Tijereta, Tin, tin, Lobero, Tmiva, Titirití, Tití, Toco, toco, Toneja, Topizo, Torera, Torvizca, Trapero, Tragalibro, Triguero, Tronchacarros, Trueno, Tuerca, Tumbaollas, Tuto, Usebatos, UserosVaca, vaca , Valero, Venao, Verano, Ventana, Villalta, Vinagre, Virtita, Vistebien, Zacatán, Zapatones, Zarzales, Zomba, Zorra

El tio bartoloEl tamborilero mas conocido de Lagunilla, el mejor con el tamboril.

Nuevo texto

La zumba o cencerradaHay tradiciones que no mueren. La "zumba" es una de ellas. En alguna ocasión, el forastero que llega al pueblo se encuentra sorprendido por un ensordecedor ruido, producido por campanillos que recorre toda las calles, unido a una general algarabía que se acentúa con las sombras de la noche."¿Qué es lo que ocurre?" -se preguntará. "Nada, que hoy hay zumba", -contestarán de forma natural. Un viudo o viuda que se casa de nuevo, ha de soportar durante varias noches (antiguamente eran 7), el atronador desfile. Por muy en secreto que lo llevaran, correrá la voz por el pueblo, llegará a los mozos y éstos organizarán todo, aunque a ellos se unirán también muchachos, mayores y casados amantes de la "juerga". Los cencerros de las vacas, de las cabras, ovejas y aún los que cuelgan en los techos de los casillones, pasan a formar collares y a veces especie de rosarios con los que cargan el cuerpo. Y los más grandes en las manos.Al atardecer van acudiendo a la puerta del viudo (viuda) y comienza el cencerreo. Si se enfada o echa agua por el balcón, mucho más se acrecienta el son. Si el viudo ha sido popular en estos aconteceres, más aún. Los recorridos van de una puerta a otra de los futuros contrayentes, donde se estacionan por algún tiempo gritando letrillas alusivas: -"¿Quién se casa? -"El fulano" -"¿Con quién?" -"Con la ..." -"Siga, siga la zumba..." repitiéndola de distintas formas y cada vez más fuerte. Cuando pasados los días la zumba se va amortiguando es porque se han casado muy tempranito y a escondidas casi y han pagado cierta cantidad de vino y dinero para que la juventud se divierta. Esto no es lo importante, sino la diversión que produce y los recuerdos que quedan en la mente de todos, haciendo comparaciones sobre cuál fue la más grande. Hoy en día se mantiene esta tradición.

Ayuntamiento de Lagunilla
Calle Castillejo s/n. 37724 Lagunilla (Salamanca) 

Teléfono: 923417757 | Fax: 923417757
Correo electrónico: ayuntamientolagunilla@hotmail.com